¡Show must go on!